ME MUDO DE BLOG
Chic@s, queria avisarles que cree un nuevo blog con una amiga, tambien escritora, y muy buena, por cierto. Este blog lo voy a dejar varios dias abierto para que sepais donde me encontraresis.

este es nuestro nuevo blog, de firiel y mio. http://bittersimphony.blogspot.com/

Como ya dije en el cbos, voy a subir Unidos por el pasado COMPLETO. Este libro ya lo tengo termnado desde hace algunas semanas, y estoy escribiendo la segunda parte,que comenzare a subir por capitulos. Tambien subire por capitulos mi nueva saga de vampiros. Blood Academy: Renacer. TODO ESTO EN EL BLOG DE FIRIEL Y MIO.

En el tambien encontraresi todos los libros de firiel, que son realmente buenos, yo soy su fan. XD

Este fin de semana enlazare a todos los que tenia enlazados en este blog, al nuevo, y me pasare por vuestros blogs para avisar del cambio por si alguno no se ha enterado.

IMPORTANTE:

POR FAVOR LOS QUE LEAIS ESTE MENSAJE DEJAD UN COMENTARIO EN EL CHAT DE http://bittersimphony.blogspot.com/ PARA SABER QUE ESTAIS ENTERADOS DEL CAMBIO.

ESTA NOCHE CUANDO LLEGUE DE TRABAJAR PUBLICARE EL LIBRO DE UNIDOS POR EL PASADO.

ESPERO VEROS ALLI. XD
0 comentarios | edit post
Reacciones: 
Capitulo 9 - Saga Maverick 1: Unidos por el pasado



Capitulo 9


Todos ocupaban el gran salón de la Mansión Burdock – Gollen. Algunos sentados, otros de pie. Pero todos más tensos que nunca, mientras se preparaban para la conversación que cambiaría sus vidas para siempre.

- ¿Entonces? – preguntó Nate, impaciente por que empezaran las explicaciones, que le habían sido negadas por años –

- Bueno, no se por donde empezar… - comentó Paul, nervioso, mientras se pasaba una mano por el pelo -

- ¿Donde nacisteis? – le preguntó Hilary directamente, ahora mucho más tranquila al ver a su hermana casi recuperada en su totalidad –

Los aludidos se removieron incómodos, ante la pregunta.

- En Maverick – respondió finalmente Paul. Haciendo que varias cejas se arquearan extrañadas –

- Perdón , ¿donde has dicho? – preguntó Mandy. No recordaba haber oído nunca ese nombre –


- Princesa Maverick. – susurró Jesse, casi para sí, recordando como esos hombres habían llamado a Irina. Todos los presentes se giraron a mirarlo – Ellos dijeron que no importaba si Irina moría porque era una princesa Maverick! – les informó –

- ¿Una princesa? – repitió Brooke, extrañada –

- Maverick es un país, nuestro país. – comenzó a explicar Alan – Él poder estaba a cargo de las cinco familias reales de las que consta. – dijo, un momento después –

- ¿Cinco familias reales? – exclamó Alec atónito, ante la extrañeza de las palabras de su padre –

- Espera un momento – susurró Irina, con los ojos agrandados por el asombro – Estáis diciendo que somos una de esas familias? – exclamó completamente atónita –

La comprensión se mostró en el rostro de los demás, que igual de sorprendidos que Irina, miraron a sus padres extrañados.

- En realidad, perteneces a dos de las familias reales.- le dijo su padre a Irina – Tu madre pertenece a la familia real de Roeck, y yo, a la de los Morh. – explicó, mirando a cada una de sus hijas -

De repente, Jesse soltó una carcajada, haciendo que todos se giraran para mirarlo.

- Estáis de coña, ¿verdad? – les preguntó, todavía riendo –

Kristen se acercó a él.

- No, cariño. No es broma. – le dijo, mientras sacudía la cabeza - Yo pertenezco a la familia real de Ansen y tu padre a los Buricht. – le explicó, unos momentos después. – James y Heather a los Golligher – añadió, nombrando a la última familia real. –

El salón se sumió en un completo silencio durante unos minutos, después de tal revelación.

- ¿Que pasó? – logró preguntar Irina, algo recuperada de la impresión que le había dado la información que acababa de recibir –

- No tenemos todas las respuestas – dijo James, que se había mantenido callado hasta el momento –


- ¿Que quieres decir? – le preguntó Jesse –

- Todo iba bien en Maverick, hasta que se creó un grupo que se hacían llamar “Los Zabenko”. – comenzó a explicar este – No sabemos ni como ni porque, pero su función principal era destruirnos – añadió –


- Lograron, no sabemos como, lanzar alguna clase de hechizo en Maverick que nos impedía utilizar nuestros poderes, así que, tuvimos que abandonar el país – continuó explicando Katia. En su voz se pudo notar algo de tristeza -

- Además estaba la profecía de Selene, la bruja más antigua de Maverick - dijo Paul. -

- ¿Que profecía? – quiso saber Irina, aturdida por el torrente de información –


“ De donde los niños solo nacen a la vez, una nueva generación llegará. Nacidos de uno en uno, nueve niños y nueve niñas de sangre real Maverick, destinados a encontrar los nueve anillos del destino. Ellos serán la clave para romper el hechizo “ – dijo Natalie, recordando las palabras de Selene –

- ¡Esperad! ¡Esperad un maldito minuto! – exclamó Jesse, al entender el significado de esas palabras – ¿Nos estáis diciendo que nosotros estamos predestinados a conseguir unos anillos que romperán él hechizo que cae sobre Maverick? – les preguntó, con incredulidad -

Los aludidos asintieron, un poco incómodos. Era la primera vez que hablaban abiertamente del tema, desde que habían dejado atrás su país.

- Por eso me preguntaban todo el tiempo sobre un anillo..- murmuró Irina, mientras las piezas iban encajando en su cabeza -


- Supongo que has entendido la importancia de esta misión, mi querido Amadeus – murmuró Serilda –

- Por supuesto, mi señora. Por eso, creo necesario, hacer uso de mis más aventajados guerreros – le dijo él, con tanta sumisión en su tono de vez como le fue posible –

- Imagino que te refieres a los dos hombres con los que llegaste aquí por primera vez – quiso saber ella –

Amadeus asintió. Pero al darse cuenta de que ella ni siquiera lo miraba, lo expresó en voz alta.

- Si, mi señora – dijo –

- Concedido. – le respondió haciendo un ademán con la mano – Usa a los guerreros que necesites – añadió, un momento después –

- Por ahora solo necesitaré a Wolf y a Moz – le aseguró él, haciendo todo lo posible por contenerse, y no abandonar el tono sumiso en su voz –

Serilda hizo un movimiento, con la manos, que le indicaba que lo estaba despachando. Amadeus se volvió y, con el paso firme y seguro que lo caracterizaba, abandonó la habitación.

*****
Irina, estaba en la ducha intentando quitarse toda la suciedad que se había adherido a su cuerpo en el suelo del parque, mientras reflexionaba sobre las grandes revelaciones que se habían llevado a cabo ese día.

No se podía creer todavía la historia que les habían contado.

Vale, tener poderes sobrenaturales era extraño. Pero ser parte de la realeza de un país del que no había oído hablar en toda su vida, país que, al parecer, estaba hechizado. Y además, enterarse de que sus hermanas y ella, y Jesse y sus hermanos, habían sido predestinados a encontrar no se que anillos del destino que libelarían al país del hechizo? Por amor de dios!, pensó Irina, esto parece una película de Ciencia ficción.

- Y aparte de todo ahora resulta que soy una princesa! Una princesa, ¡hazme el favor! – exclamó, poniendo en palabras sus pensamientos – ¿Para que diablos llamaron a Ann Hathaway para protagonizar “Princesa por Sorpresa”, pudiendo contratar a Irina Morwellan para hacerlo? – se dijo, mirando su reflejo en el espejo – Seguro que habría bordado el papel! – añadió sarcásticamente, mientras se anudaba una toalla en los pechos, y salía del cuarto, solo para darse de bruces contra un pecho masculino –

- ¡Yo habría visto esa película, seguro! – murmuró Jesse, divertido –

Había entrado en la habitación de Irina justo a tiempo de escucharla refunfuñar.

- ¿Que estas haciendo aquí? – le preguntó ella, una vez hubo levantado la mirada y clavado sus ojos en el –

En ese momento, Jesse se dio cuenta de que ella solo llevaba puesta la toalla, y sintió como un ramalazo de deseo corría por su cuerpo.

- Vine para que hablemos sobre lo que sucedió en el parque – consiguió decir, mientras la recorría su cuerpo, con una mirada cargada de lascivia –

- Oh – dijo Irina, dándose cuenta del escrutinio de él –

Cuando intentó pasar por su lado, él la agarró de la cintura por atrás. Irina sintió, como su aliento, iba de su cuello a su oreja. Se estremeció y notó como Jesse sonreía

- ¿Donde vas? – le susurró el con voz sensual –

- Tengo que vestirme – le respondió, ella con voz entrecortada, mientras sentía como él besaba su cuello –

- Yo te veo muy bien así como estás – le dijo él, entre besos –

- Yo…yo… - comenzó a decir Irina, nerviosa por sus caricias –

- Tranquila, amor, todo está bien ahora – le dijo, al ver como ella comenzaba a temblar en sus brazos, mientras la giraba para depositar un suave beso en sus labios. –

La condujo hasta la cama, donde el se sentó, y a ella en su regazo. Jesse quiso gritar de satisfacción cuando ella se acurrucó contra él, y apoyo la cabeza en su hombro.

- ¿Que vamos a hacer? – le preguntó ella, en un susurró, poco después –

Jesse se estremeció al sentir su cálido aliento en su cuello.

- ¿Que quieres hacer? – dijo él, respondiéndole con otra pregunta –

- Yo…tu…¡oh! ¡Me siento como una idiota contigo! – exclamó avergonzada, por su tartamudez, mientras escondía la cabeza en su cuello –

Jesse se rió mientras le acariciaba el pelo.

- ¡Hey, no te preocupes! ¡A mi me pasa lo mismo contigo! – le aseguró, mientras le daba un besito en el hombro –

- ¡Que mentiroso eres! – lo acusó ella, levantando la cabeza y mirándolo a los ojos – ¡Tu no tartamudeas, ni nada! – añadió, señalándolo con el dedo –

- ¿Me llamaste mentiroso? ¿A mi? – le respondió, fingiendo asombró y molestia – ¡Ahora verás! – exclamó, un momento antes de comenzar a hacerle cosquillas –

Irina estalló en carcajadas y se revolvió para salir de su agarre. Finalmente, logró escapar de sus brazos, pero no llegó muy lejos, ya que Jesse se le subió encima. Quedando, ella tendida en la cama y el cubriéndola por completo. Con la única separación de la toalla de Irina y la ropa de Jesse. Ambos dejaron de reír.


- ¿Entonces? – le preguntó ella, un momento después, queriendo saber que había entre ellos –

- Creo que me he enamorado de ti – le dijo él en un susurró, algo asombrado por su propia confesión. No se había dado cuenta hasta que lo había pronunciado en voz alta –

- Yo también lo creo – le respondió ella, algo aturdida por la confesión. Jesse arqueó una ceja –

- ¿Él que? ¿Que me he enamorado de ti? – le preguntó, haciéndola reír –

- No. Que yo lo estoy de ti – admitió, finalmente –

Jesse le dedicó una sonrisa radiante, justo antes de acercarse y posar sus labios sobre ella.
El beso, que había comenzado siendo tierno, se estaba convirtiendo, poco a poco, en un beso fiero y apasionado.

Irina se estremeció cuando sintió como la mano de Jesse, comenzaba a ascender por su muslo con caricias lentas, cuyo único objetivo era el de volverla completamente loca.

Un momento después, sintió como los labios de Jesse se posaban sobre su cuello, mordisqueándolo y besándolo.

Irina creía que iba a morir en ese momento., pero se equivocó por completo. Lo supo en el momento en que sintió como Jesse intentaba deshacer el nudo que sostenía la toalla contra su cuerpo.

- Jesse..- gimió, tan nerviosa como excitada –

Justo ene se momento se abrió la puerta de la habitación.

- Irina, estás mej…- Mandy se interrumpió abruptamente al ver a su hermana, tumbada en la cama, solo cubierta por una toalla, con una mano de Jesse en la parte alta de su muslo, y la otra en el nudo de la toalla, entre los pechos de su hermana.

- ¡Oh dios mío! – exclamó Brooke, que estaba detrás de Mandy, mirándolos con los ojos como platos, al igual que Hailey, Giselle y Hilary. –

Irina quería morirse de la vergüenza que sintió en ese momento. Solo faltaba que llegaran sus padres y tíos para acabar de arreglar la situación.

Jesse pareció darse cuenta de su incomodez, porque se movió, tapándola de las miradas atónitas de las chicas, y se giró para fulminarlas con la mirada.

- ¡No os enseñaron que hay que llamar a la puerta antes de entrar o que! – les espetó molesto. Habían sido de lo más inoportunas, y además, estaban avergonzando a Irina. – ¿Bueno, que? ¿Pensáis quedaros ahí todo el día? ¡Fuera! ¡Largo de aquí! – les ordenó, mientras les señalaba la puerta.-

Ellas, todavía mirándolos atónitas, salieron cerrando tras de si, con un leve chasquido de la puerta. Un momento después se escucharon varias carcajadas femeninas, que venían del pasillo.

- Oh mierda! – gimió Irina, mientra pataleaba y se tapaba la cara con las manos, avergonzada. –

- Amor, no pasa nada. – le dijo él, con voz tranquilizadora, mientras le apartaba las Manos de la cara y le depositaba un suave beso en la frente. –

- ¡Como no va a pasar nada! – exclamó ella, mirándolo con ojos atormentados – ¡Jesse, nos pillaron a punto de….tu sabes! – dijo finalmente, haciendo que él soltará una carcajada –

Irina lo fulminó con la mirada.

- ¡Vete! – le dijo, enfadada –

- Pero…- comenzó a decir él, tratando de contener la risa. No había podido evitar reírse al verla tan avergonzada e indignada, al saber que el no estaba avergonzado.-

- ¡Pero nada! – le dijo ella, fulminándolo nuevamente con la mirada – Vete Jesse! No me hagas golpearte! – le advirtió ella –

Esta vez, Jesse no pudo contenerse y estalló en carcajadas. Irina, indignada por su risa, comenzó a golpearlo con la almohada, como le había advertido.

- Amor..- dijo, Jesse, entre risas, mientras se alejaba de la zona de peligro –

- Amor nada! Fuera! – le gritó lanzándole la almohada a la cabeza. –

Él aprovecho, que se había quedado desarmada para acercarse furtivamente, y besarla. Ella le mordió, no fuerte porque no quería hacerle daño, pero si lo suficiente como para advertirle que la soltara.

- ¡Idiota! – le espetó, una vez la hubo soltado –

- Yo también te amo, fierecita enojona. – se burló él, un momento antes de salir y cerrar la puerta tras de sí, dejándola con la palabra en la boca. –

Irina e gruño a la puerta cerrada. Un momento después, suspiró y se tiró a la cama mientras se acariciaba, con los dedos, los labios que Jesse acababa de besar. Al hacerlo, notó algo húmedo en los dedos. Extrañado los miró, y vio que era sangre. Pensó que debía de ser de Jesse. No había pensado que le había mordido tan fuerte. Se sintió mal por haberlo hecho, y decidió que más tarde le pediría disculpas. Se levantó y comenzó a vestirse.

*****

- ¿Y entonces? ¿Que quería la vieja? – le preguntó Wolf a su amigo, cuando este entró por la puerta del apartamento que compartían, junto con Moz.-

- Quiere que encuentre el primer anillo para ella – le contó, mientras se acercaba a la mesa, y depositaba sus cuchillos, dagas, navajas y demás armas que portaba.-

- Así que él anillo eh…- Murmuró Moz, entrando en el salón –

Amadeus se giró hacia ella, y la encontró, vestida, tan solo con una camisa de hombre, que debía de ser de Wolf o suya. Una camisa, observó molesto, que apenas le cubría hasta la parte alta del muslo.

- ¿Se puede saber que demonios haces vestida así? – le espetó fulminándola con la mirada –

- Cálmate macho alfa! La camisa no es tuya, es de este.- murmuró tranquila, señalando a Wolf con la cabeza, mientras pasaba por su lado, en dirección a la cocina -

Amadeus la siguió, todavía más furioso por como se había dirigido a él.

- ¿Como me has llamado? – le preguntó con un tono de voz demasiado sueva.-

- Macho Alfa – le respondió ella, tranquilamente. Dándole la espalda, mientras se dirigía a la cafetera – ¡Malditos hombres! ¡Os habéis acabado el café! – exclamó molesta, mientra se giraba hacia la despensa, no sin antes fulminar a Amadeus con la mirada –

Amadeus apretó los dientes. Lo exasperaba sobremanera, cuando cambiaba de conversación de repente. Dejó atrás sus pensamientos cuando la escuchó hablar de nuevo.

- También pensé en llamarte Gran Macho, Machote, o algo parecido, pero pensé que Macho Alfa era más adecuado para ti. – le comentó ella, como si tal cosa, cambiando nuevamente de tema –

- Oh, ¿no me digas? – dijo él, apretando todavía más los dientes – ¿Y porque te pareció más apropiado si se puede saber? – le preguntó tan suavemente como pudo, conteniendo las ganas de acercarse a ella y estrangularla –

- ¡Claro! – le dijo ella, lanzándole esa sonrisa que quería decir “ Soy más lista que tu, tío” – Arrogante, machista y posesivo, las tres palabras que mejor te definen.-

Amadeus no se puedo contener y se acercó a ella, furtivamente. Moz, giró rápidamente, y le clavó el codo en el estomago, dejándolo sin aire.

- Otro de los problemas de los Machos alfa – dijo, suspirando con dramatismo, dándole la espalda para dirigirse a la puerta – Nunca subestimes a una mujer – le advirtió, antes de abandonar la cocina –

Un minuto después Amadeus entró en el salón, tras ella, echando fuego por los ojos. Wolf, se percató de la situación, y decidió que hoy no le apetecía verlos pelearse. Así que, decidió, cambiar de tema.

- ¿Bueno, entonces que sabe la vieja del anillo? – le preguntó a Amadeus –

Este se quedó mirando a Moz un momento más, mientras ella, le sonreía con suficiencia, y finalmente se giró para responder a su amigo.

- Cree que Irina Morwellan sabe algo – le explicó, un momento después ya más tranquilo.-

- Mmmm, así que eso cree la vieja zorra eh….- murmuró Moz, con voz pensativa – Entonces, ¿tendremos que averiguar si es cierto, no? – añadió, mirándolos con una gran sonrisa lobuna –


Capitulo 8 - Saga Maverick 1: Unidos por el pasado

Capitulo 8


Nate apareció en el parque para encontrarse con que Jesse, estaba besando a su prima. Carraspeó para hacerles ver, que se encontraba allí, ya que el movimiento de aire que causaba cada vez que aparecía o desaparecía de un lugar, no había logrado hacerlo.

Vio como Jesse se tensaba ligeramente, pero no se separo de Irina. La beso un momento más y luego se separó, no sin antes, darle un último besito en la nariz.

- Vamos - le dijo Jesse, una vez hubo levantado a Irina del suelo, y apretado contra su pecho.-

A Nate le divirtió su reacción. Parecía como si se hubiera puesto a la defensiva, al saber que lo había pillado in fraganti, y temiera que le arrebatara a Irina de sus brazos.
No lo iba a hacer. Se había dado cuenta de la reacción que había tenido al escuchar a los secuestradores decir que habían matado a Irina.

Le había caído bien desde ese mismo momento. Le gustaba la forma en que parecía querer protegerla.

Recordó tristemente, que él también había sido así una vez, hasta que Hailey le había confesado su infidelidad. Su corazón se había roto en mil pedazos en ese momento. Sacudió la cabeza, intentando alejar ese doloroso recuerdo, y contempló a su prima. Parecía mucho mejor que cuando se fue antes.

- ¿Estas bien? - le preguntó, una vez Jesse se hubo acercado hasta él para tocarlo -

- Si, Solo son unos rasguños - le respondió ella.-

Nate asintió, y pensó que Jesse había echo un buen trabajo. Un segundo después, desaparecieron.

*****

- ¡Donde diablos están esos ineptos! - exclamó una furiosa voz femenina. -

Los que se encontraban cerca, dieron un respingo al escuchar el grito.

- Creo que están muertos, mi señora - le dijo, uno de los hombres -

Serilda, se acercó a él y le rodeo el cuello con sus largos y fríos dedos.

- Explícate! - le ordenó, al muy tembloroso hombre, mientras apretaba más su agarre -

- No...pu..puedo..es..escu..cu..charlos - consiguió decir el hombre, muerto de miedo.-

Serilda, lo soltó, y se encaminó a su trono.

- Quiero que entres en la jaula de los animales, y les sirvas de almuerzo - le dijo, mientras se sentaba, con tono indiferente -

- Por supuesto, mi señora - le respondió él hombre, mientras se apresuraba a cumplir su orden -

Serilda, contempló desde su trono, como las bestias devoraban al hombre. Sonrió un poco. No le gustaban las malas noticias, y él le había dado una, así que, tenia que encontrar una manera de que regresara su optimismo.

Le había gustado ver como sus mascotas almorzaban, pero todavía se sentía algo molesta. Como podía ser que a tres hombres, con poderes y con entrenamiento en la lucha, se les pudiera haber escapado una pequeña zorrita Maverick, inconsciente de su pasado, y de los peligros que este le conllevaba?, se preguntó, su genio saliendo de nuevo a la superficie. Intentó apaciguarse, y llamó mentalmente, a uno de sus guerreros más temibles.

Él cortaría el problema de raíz.


*****

En el momento en que comenzó a moverse el aire, todos se pusieron alerta, y cuando aparecieron Nate y Jesse con Irina en brazos, todos corrieron hacia ellos.

- Irina - susurró su padre, mientras la recogía de los brazos de Jesse, y la apretaba fuertemente, enterrando la cabeza en su pelo -

- Hola papá, te he echado de menos - le dijo, sonriéndole tranquilizadoramente -

- ¡Oh cariño, que te hicieron! - sollozo, su madre, mientras se acercaba y le acariciaba una mejilla, en la que todavía se podía apreciar un pequeño moretón -

- No es nada, mamá. Solo unos rasguños - le dijo, ella -

Levantó la mirada y vio a sus hermanas.

- ¿Hey, que pasa aquí? me habéis organizado un comité de bienvenida? - bromeó, intentando calmar los ánimos -

- No. Solo pasábamos por aquí, ¿sabes? - le respondió Hilary, con una sonrisa, al ver que su hermana estaba bien – A Gi le gustaron unos zapatos, e insistió en que viniéramos hasta aquí para comprarlos – añadió burlonamente, haciendo reír a Irina. Ellas siempre bromean por la fijación de su hermana con los zapatos -

- ¡Hey! no os metáis conmigo! - dijo Giselle, apuntándolas con el dedo, fingiendo sentirse ofendida, haciendo reír todavía más a Irina -

Mientras lo hacia, vislumbro la pálida cara de su hermana mayor.

- ¡Hola peque! - le dijo su hermana, intentando sonreír, pero todavía sentía el miedo corriendo por sus venas -

Irina se dio cuenta y se sintió mal por haberla asustado.

- Lo siento - le dijo, haciendo que Mandy la mirara sorprendida, y quiso explicarle - No quise asustarte, yo...

- Oh cariño, no te preocupes por eso - le dijo su hermana acercándose a ella para abrazarla - Es normal que me asustará. Lo habría echo por cualquiera de mis hermanas, y tu eres la princesita de la casa - añadió, y vio como Irina se tensaba -

- ¿Que pasa, hija? - le preguntó su padre igual de sorprendido que los demás por su reacción -

- Ellos - susurró, y todos vieran como ella parecía recordar - Ellos me decían princesa todo el tiempo - añadió un momento después, haciendo que sus padres se intensaran interiormente -

- Es cierto, nosotros escuchamos como se referían a ti de esa manera - dijo Cole, al recordarlo -

- Debieron decirlo como burla por que las nombraron las princesas del Pop del momento - sugirió Mandy -

- No.- negó Jesse, sacudiendo la cabeza - Dijeron que era una Princesa Maverick. No entendí que quisieron decir con eso pero….

- ¡Maldición! - exclamó de repente su padre, interrumpiendo su explicación - Nos han encontrado, maldita sea! - agregó, dirigiéndose a sus amigos -

- ¡No te precipites! quizás solo nos hayan descubierto a nosotros, después de todo fueron a por mi hija, no a por los tuyos - le dijo Paul -

- Se puede saber de que demonios estáis hablando! - los interrumpió Alec, que al igual que los demás hijos, no entendía nada -

Su padre lo miró, y luego recorrió con la mirada a los demás, deteniéndose en Irina, que lo contemplaba con sospecha, mientras seguía en los brazos de su padre.

- Creo que les debemos una explicación - les dijo, y se encaminó junto a los demás hacia la salón -

*****


Serilda se encontraba sentada en su trono, mientras observaba a sus guerreros entrenar. Sonrió al ver como uno de ellos le rompía el brazo a su compañero, aprovechando un momento de distracción. Eso era lo que quería. Si no podían mantenerse concentrados en la lucha, lo mejor era quitarlos del medio cuanto antes.
Los Zabenko, como los había bautizado hacia casi medio siglo, debían ser letales. Los miembros habían ido cambiando con el paso de los años, casi todos por la muerte a manos de sus mascotas. No le servían. No eran lo suficientemente fuertes, ni lo suficientemente estables durante la batalla. Ya había perdido las esperanzas, de derrotar a sus enemigos., hasta que había aparecido Amadeus, se recordó a si misma con satisfacción. Él había logrado devolverle la esperanza.

Se giró al escuchar la puerta, y vio como, su mas apreciado guerrero, entraba por la puerta. La primera vez que lo había visto se había dado cuenta de que exudaba peligro por cada poro de su cuerpo.

Media alrededor de 1,90 y su cuerpo era puro músculo. Parecía un ángel caído, con sus ojos azules y su oscuro pelo negro azabache. Cuando lo había mirado había visto la muerte en sus ojos. Era letal. Y tenia que ser el que la llevara hacia el triunfo. Dejó atrás sus recuerdos al verlo acercarse.

- ¿Me mandó llamar, mi señora? - preguntó Amadeus mientras se acuclillaba frente a ella -

- Si, mi queridísimo Amadeus. - le dijo, con lo que, en ella, se podía considerar una sonrisa

- Necesito que te encargues de un asunto de vital importancia para mi - le explicó -

- Por supuesto mi señora, lo que usted me ordene será llevado a cabo de inmediato - le respondió él -

¿Había notado una pizca de sarcasmo en su voz? - se preguntó Serilda, pero lo descartó. Debían haber sido imaginaciones suyas.

- Necesito que me consigas un anillo - le dijo ella, después de un momento.-

Él cuerpo de Amadeus se tensó, y se puso alerta de inmediato. Pero mantuvo la cabeza agachada en señal de sumisión, esperando a que ella continuará.

- Es una cuestión de vital importancia, querido. No nos llevará a ganar la guerra, pero nos dará una pequeña victoria - le explicó -

- ¿Puedo preguntarle donde se encuentra ese anillo, mi señora? - le dijo él -

- No se exactamente donde está, pero lo que sí sé, es quien te lo dirá - le respondió ella .-

Un momento después comenzó a darle la información que necesitaba.


Capitulo 7



- ¡No lo puedo creer! - exclamó Hilary, mientras se paseaba furiosa por el salón de la mansión Burdock-Gollen - Como habéis podido callaros algo así! - le espetó a sus padres -

- Hilary..- comenzó a decir Paul -

- ¡No! - exclamó, encarando a su padre - nos habéis engañado vilmente! y mira lo que ha salido de la mentira! - le espetó con la cara roja de furia.-

El salón se sumió en un absoluto silencio.

- ¿Cuantas veces os hemos preguntado, mis primos, mis hermanas y yo sobre nuestros orígenes? - siguió gritando a los familiares que habían formado, siempre, parte de su vida. Ellos la miraban con angustia y lagrimas en los ojos - ¡Os juró que como le pase algo a mi hermanita....arg! - gruñó, mientras salía de la sala con un portazo. Dejando a todos los aludidos, sintiendo el gran peso de la culpa -

- ¡Hil! - gritó Giselle, mientras se apresuraba a salir detrás de ella, no sin antes, lanzar una mirada acusadora a sus padres -

Brooke y Hailey, hicieron lo mismo, pero con los suyos, y salieron del salón, en busca de las hermanas de su mejor amiga. 

*****

Jesse estaba ansioso, preocupado y a la vez abrumado por la experiencia de teletranportarse. Era como un remolino que los envolvía. Pero solo un segundo. De un momento a otro ya estaban en el parque. 

Los cinco, se pusieron a escudriñar los alrededores. Era de noche, y a los demás se les hacia difícil ver algo entre tanta oscuridad. Pero no a él. Poseía otro poder, con el que podía ver perfectamente de noche. Miró a su alrededor, pero no vio a nadie. De repente, se dio cuenta que Nate estaba olfateando.

- ¿Se puede saber que diablos haces? - le preguntó, fulminándolo con la mirada -

- Nate se giró y lo miró directamente a los ojos.

- Me transformo en pantera - le informó, en tono indiferente - estoy intentando captar el olor de Irina - añadió, un momento después -

- ¡Joder! ¡Creo que llegaste el primero a la jodida repartición de poderes! - soltó Alec, mirando a Nate con admiración. Pensó, que iban a ser grandes amigos. - 

- ¡Sssssssh! creó que he oído algo! - les susurró Michael.-

Los demás se pusieron alerta enseguida. Michael podía oír a la gente que se encontraba a varios kilómetros de distancia. Jesse espero a que hermano les orientara.

Michael los miró y apuntó hacia la derecha, mientras comenzaba a caminar en esa dirección. Los demás lo siguieron, intentando hacer el menor ruido posible. Todos menos Alec, que tenia el poder de camuflarse con él entorno, con lo que su presencia pasaba inadvertida. 

Después de avanzar durante un par de minutos, comenzaron a escuchar murmullos.

- Creo que está tiesa - dijo una voz de hombre -

Él comentario hizo que los cinco hombres se tensaran.

- ¡Joder, Joe! - dijo otra voz, cargada de reproche - No teníamos que matarla! solo teníamos que conseguir que nos dijera donde esta el anillo! - añadió de manera acusadora -

- No me jodas Carl! que tu también le has dado! - se defendió este, enojado -

- ¡Callaos los dos! - les espetó otra voz que denotaba autoridad - Era un jodida princesa Maverick! Así que no es una gran perdida - añadió un momento después -

Jesse no se había sentido tan furioso en su vida. No había entendido de que iba el rollo del anillo y la princesa, pero había captado perfectamente que la habían matado. 

Enloqueció. 

Un momento estaba escondido entre la maleza, y al siguiente estaba saltando sobre uno de los hombres y rompiéndole el cuello. 

Vio como Alec, Nate y Michael se lanzaron detrás de él, comenzando a luchar contra los otros dos. Uno de los hombres salió volando sin que, aparentemente, nadie lo tocara. 

- ¡Que demonios fue eso! - exclamó Nate, claramente sorprendido -

- ¡No eres el único que tienes poderes que molan, colega! - dijo Cole, mientras comenzaba a materializarse delante de él - Yo puedo hacerme tan invisible como un fantasma - añadió, un momento después, con una gran sonrisa -

- Bien echo, chico Casper. - dijo Michael, con una sonrisa burlona. También tenían un mote para Cole -


Jesse ni siquiera los escuchaba. Solo miraba alrededor. Buscándola. Su mirada se detuvo de repente cuando vislumbró un bulto encogido. 

Comenzó a caminar hacia allí. 

Cuando llegó, pudo ver con total claridad, a Irina, totalmente encogida, en el suelo. 

Jesse se acuclilló delante de ella. El miedo inundado su cuerpo. Tenia los brazos y las piernas llenos de arañazos, y pudo ver como su pelo estaba manchado de sangre. Se lo apartó de la cara, y sintió como moría una parte de él. 

La tenia hinchada, llena de moretones y sangre. Jesse se fijó en que la sangre le salía de la boca, y se apresuró a levantarle la camiseta para mirarle el estomago. 

Jesse maldijo. La habían pateado allí. Le tomó él pulso. Lo tenia demasiado débil.

En ese momento se escucharon sirenas de policía. Alguien debía haber escuchado la pelea, y los había avisado.

- ¡Jesse cógela! ¡Tenemos que salir de aquí! - le dijo Cole. -

Jesse lo ignoró, e intentó concentrarse, para comenzar a sanar a Irina.

- ¡Vamos Jesse! - gritó, esta vez, Michael -

- No puedo tele transportarnos a todos a la vez. - interrumpió Nate. La angustia reflejada en su rostro, al ver el estado de su prima - Ya os dije antes que solo puedo con cuatro, además de mí - añadió -

- ¡Llévatelos a ellos! ¡Luego regresas a por Irina y a por mí! - susurró Jesse, con una voz que le resultaba extraña incluso a sus propios oídos -

- ¡No podemos hacer eso! ve tu primero con Irina. - sugirió Alec -

- No. No se si puede viajar en este estado. Tengo, al menos, que sanarla un poco primero - contrarresto Jesse -

Un momento después sintió el breve remolino de aire, que indicaba que sus hermanos y Nate, habían desaparecido.

*****

Jesse comenzó a inspeccionar el cuerpo de Irina en busca de daños. Al llegar a la zona del abdomen, Irina se sacudió y gimoteó. 

Jesse se sintió algo aliviado al verla consciente. Volvió a tocarle, con delicadeza, la misma zona, para descubrir una costilla rota.

- Tranquila, preciosa - le susurro con dulzura, mientras depositaba un tierno beso en el abdomen de la chica -

El beso lanzó olas de calidez por el cuerpo de Irina. No solo emocionalmente, sino también físicamente. Parecía que se le estaba quitando el dolor, y eso le pareció extraño.

Un momento después vio como Jesse levantaba la mirada hacia ella y le mostraba una radiante sonrisa, que no tenia nada que envidiarle a la que había visto a sus hermanos.

- ¿Estoy soñando? - le preguntó de repente, en un susurro -

- ¿Porque piensas que estas soñando? - le preguntó, sorprendido -

Jesse vio como ella pensaba si debería responderle o no. Al final decidió hacerlo.

- Tu...bueno...mmmm..me sonreíste. - susurró finalmente, mirándolo con incredulidad -

Jesse se sintió culpable, nuevamente, por haberla tratado tan mal desde el principio y decidió que debía hacer algo definitivo para reparar el daño. 

A Irina, el corazón empezó a latirle rápidamente, cuando un momento después, él comenzó a acercar su cara a la de ella. 

- Siento mucho como me he comportado contigo - le susurró, cuando sus caras casi rozaban, con una voz baja y sensual - ¿Me perdonas? - añadió, besándole la punta de la nariz, para seguir con cada uno de los hematomas de su cara, y descender hacia sus labios, hasta que, al fin, logró alcanzarlos - 

En ese momento Irina pensó que definitivamente estaba soñando. Él la estaba besando con tanta dulzura, que ni siquiera le dio importancia al hecho de que él dolor desaparecía con cada uno de sus besos.

*****


Todos caminaban por el salón como animales enjaulados, ansiosos por saber que estaba ocurriendo en ese parque. Hilary, Giselle, Brooke y Hailey habían vuelto ya al salón. Aunque el enfado persistía. 
Giraron, al sentir un cambio en el aire, para encontrar las caras serias de solo cuatro de los que se habían marchado.

- ¿Y mi hija? - le preguntó ansiosa Katia, mientras las lágrimas resbalaban por sus ojos. Se temía lo peor.-

- Está con Jesse, tía – dijo Nate, mientras se acercaba para abrazarla - Ahora voy a por ellos - añadió, justo antes de desaparecer nuevamente -

- ¿Que paso? - le preguntó Alan a sus hijos -

- Habían tres - comenzó a decir Michael - la golpearon bastante...- añadió, para angustia de los presentes -

- No sabíamos si podría viajar en ese estado, así que Jesse se quedo intentando sanarla tanto como le fuera posible - añadió Alec -

- ¿No puede él solo? - le preguntó su madre preocupada. Ella poseía el poder de la curación, también, al igual que su tía Suzanne, y sus primas Brooke y Nicole -

- No lo se. No pudimos inspeccionarla, - intervino Cole - Tuvimos que irnos cuanto antes para que Nate pudiera volver por ellos y sacarlos de allí rápidamente. - les explicó, un momento después -


--------------------------------------------------------------------------------------------------
Espero que os guste. XD
Capitulo 6 - Saga Maverick 1: Unidos por el pasado


Capitulo 6



Residencia Burdock - Gollen

- ¿Como que se ha ido? - preguntó Nate, con voz baja y amenazante.-

- ¿Estas sordo? - le espetó Jesse furioso - 

Nate, igual de furioso, comenzó a caminar hacia él.

- Nate - dijo Hailey a la vez que lo cogía del brazo para que se detuviera -

Nate la miró. Y Hailey sintió toda la rabia que sentía hacia ella.

- No me toques - le espetó él con despreció -

Hailey vio como los hombres de su familia se adelantaban, acercándose peligrosamente a Nate.

- No - les dijo, poniendo una mano delante para que se detuvieran - Tiene motivos para comportarse así.

Nate hizo una mueca burlona.

- Ah, entonces finalmente fueron varios "motivos", y no solo uno.- dijo sarcásticamente, dando a entender la infidelidad de Hailey -

Todos en el salón se quedaron atónitos, ante la insinuación de Nate. Hailey se sentía mal. Entendía la furia de Nate hacia ella, pero el no sabia toda la verdad.

- No es el momento oportuno para hablar sobre eso - le dijo, al darse cuenta de las miradas de los presentes - Hablamos más tarde.

- No tengo nada que hablar contigo - le respondió él, y su voz destilaba rabia y amargura. -

Cuando Hailey iba a replicar se escuchó el timbre de la puerta.

- Deben de ser nuestros padres - dijo Mandy, agarrando del brazo a su primo - Me llamaron desde el aeropuerto para saber de Irina y les dije que estaba aquí. - les explicó - Espero que no os importe - añadió un momento después -

- Por supuesto que no - dijo Suzanne, mientras Michael salía del salón y dirigía a la puerta -

- Ustedes deben de ser los familiares de Irina - dijo con una sonrisa, cuando abrió la puerta y vio a ocho personas ante él.-

- ¿Como está mi niña? - preguntó una mujer, que se notaba que llevaba bastante tiempo llorando -

- Pasen - les pidió, no queriendo hablarles de Irina en el umbral de su casa -

Ellos lo hicieron y Michael los dirigió hacia el salón.

- Amanda y Nate están en el salón con mi familia - les explicó -

Cuando Michael abrió la puerta, las personas que iban con él se pararon abruptamente contemplando el interior del salón. Michael siguió sus miradas y vio que sus padres y tíos tenían la misma extraña expresión estupefacta.

- ¿James? - susurró Heather con los ojos como platos. Un momento después corrió hacia su hermano, lanzándose a sus brazos -

Nate entrecerró los ojos y miró a su padre. Lo vio mirando fijamente a su madre y al otro hombre, claramente estupefacto, y creyó lo que no era.

- ¿Mamá se puede saber que demonios haces? - exclamó Nate, ofendido en nombre de su padre. Como era posible que su madre se abrazara de esa manera a otro hombre en las mismísimas narices de su padre, se preguntó sorprendido -

- ¡Natalie! - exclamó Katia un segundo después, corriendo hacia su hermana perdida, junto con Jessica -

De repente todo se convirtió en un lío de abrazos, sonrisas y llantos, que los más jóvenes no entendían. 

Después de un rato, Jesse se desesperó. 

- ¡Por el amor de dios! ¡Irina ha desaparecido! - les espetó furioso -

De repente se hizo un silencio sepulcral, y una de las mujeres que habían estado abrazándose con su familia, se levantó de la silla.

- ¿Donde está mi niña? - preguntó, mirándolo angustiada - Tu estabas con ella! te vi en las noticias! - dijo mientras se acercaba a él angustiada -

- Tu hija..- dijo con asombró Natalie, mientras contemplaba a su hermana, recién encontrada - Por eso me sentí tan bien con ella. Es mi sobrina - añadió, para asombro de su hija Hailey -

- Como que tu sobrina, mamá? - le preguntó -

- Las explicaciones en otro momento - interrumpió Paul - Ahora quiero saber donde está mi hija - añadió, mirando al padre de Jesse, Alan, todavía algo asombrado de verlo vivo. La última vez que lo había visto, la sangre se derramaba por su pecho. Pensó que más tarde hablarían del asunto. Ahora lo más importante era su niña -

- No debería estar en la calle, está enferma - dijo Katia, angustiada -

- Mi hijo la sano. La habían envenenado. - dijo, Alan, para asombró de sus hijos y sobrinas. -

Les había revelado su secreto. Jesse no entendía nada. Decidió prestar más atención a la conversación que se estaba llevando a cabo.

- ¿Los Zabenko? - preguntó Paul -

- No lo sabemos. Irina dejó una nota diciendo que iba a arreglar unos asuntos, pero no sabe que está en peligro. No sabíamos que era una de las nuestras - dijo James -

Jesse no entendía que estaba pasando. Una de las nuestras? a que se refería su tío? Irina tenia poderes?. Se quedó aún más sorprendido cuando escuchó otra frase.

- Mandy, intenta llegar a tu hermana mentalmente - le dijo el hombre que se había presentado como Paul. -

Mandy asintió, y cerró los ojos.

******

Irina estaba muy asustada. Había intentado defenderse de los hombres, pero eran tres para una, y no había podido hacer nada contra ellos. En ese momento deseó poseer el poder de su hermana Mandy, que podía paralizar a las personas con su mirada, o él de Faith, que hipnotizaba con la voz, o, también el de Hilary, que podía ordenar mentalmente algo, y las personas corrían a complacerla . Hizo otro intento por liberarse, pero no consiguió nada. Estaba confusa, había creído que querían secuestrarla para pedir un rescate, en cambio, no hacían más que peguntarle por un anillo.

- ¡Dime donde está el anillo, princesa! - volvió a decir uno de ellos -

- No se de que me habla - le repitió una vez más -

Él hombre la volvió a golpear en la cara. Sentía como se le estaba hinchando el pómulo. Ya la habían golpeado varias veces, y le habían roto el labio. Irina intentó contener las lágrimas. Pero no lo consiguió. Le dolía mucho.

- Tendríamos que haber matado a tus padres al igual que hicimos, con tus abuelos, los reyes. - escuchó que decía uno de los hombres -

Que quería decir con que sus abuelos eran reyes? y porque la llamaban princesa? Sintió como uno le daba una patada en el estomago, y la sangre empezó a manar de su boca. Irina sabia que estaba a punto de desmayarse.

"Irina" - la llamó su hermana Mandy, mentalmente -

Irina estaba agotada, pero intento reunir algo de fuerza para contestarle.

"Man..dy" - consiguió "decir" -

"Irina, donde estás?" - preguntó su hermana claramente angustiada -

"No..ten..go ningún a..nillo" - "dijo", comenzando a desvariar, mientras seguían golpeándola -

" Dime donde estás, cariño" - insistió su hermana -

"par..que ho..hotel" - consiguió "decir", después de un momento, justo antes de perder el conocimiento.-

*****

- ¡Mandy! ¿Mandy que pasa? - preguntó su padre, al ver como una lágrima se deslizaba por su mejilla -

- Le han echo daño - dijo, abriendo sus enormes ojos verdes, cargados de angustia y lágrimas -

Jesse sintió como se le paraba el corazón. Le habían echo daño. Un sudor frío comenzó a extenderse por su espalda.

- ¿Que te ha dicho? - le preguntó Paul, con voz ronca, mientras se acercaba a ella -

- No se. Algo sobre que no tenía un anillo - respondió. Todos los padres de la sala abrieron los ojos con comprensión -

- El lazo era débil, no tenía fuerzas. Al final logró decir "Parque Hotel", después se rompió la comunicación.- añadió un momento después -

- ¡Se donde está! - exclamó Jesse, corriendo hacia la puerta -

- ¡Espera! - gritó Nate - Puedo hacer que lleguemos antes - añadió cuando Jesse lo miró -

- Nate tiene el poder de la tele transportación - les explicó Patrick -

Todos fijaron su mirada en Nate. Algunos, con admiración y envidia sana. Ese era un gran poder.

- Solo puedo tele transportar a cuatro además de mí - les dijo -

- ¿Que hay que hacer? - preguntó Alec acercándose a él -

- Solo tocarme. Yo hago el resto. - dijo, y al instante los cuatro hermanos Burdock estaban tocando su brazo.- 

Nate se concentró y los cinco desaparecieron.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero que os haya gustado. XD

Sinopsis - Blood Academy 1: Renacer

Sinopsis:



La familia Dainelli ha liderado por siglos a la raza vampirica, luchando y protegiendo a su raza de las amenazas de otras razas de seres sobrenaturales.
Pero su mayor logro, ha sido conseguir que la humanidad los acepte entre ellos.

Los EatBores, una maligna raza que se alimenta de almas de cualquier especie, no pueden soportar la creciente popularidad de sus peores enemigos, así que deciden secuestrar a la pequeña princesa vampirica de tres años, Sira Dainelli, y mantenerla cautiva, para hacer ver a todo el mundo, que los Vampiros no son tan indestructibles como parecen.

Catorce años después, por fin consiguen rescatar a una Sira, que ahora tiene 17 años, y que se ha vuelto una persona cerrada, agresiva, arisca e insegura, a raíz de los maltratos psicológicos que ha sufrido a manos de los EatBores durante su cautiverio.

Sus padres, angustiados por la actitud de su adorada hija, toman la decisión de enviarla a "Blood Academy", donde estudia su hijo mayor, Alexei, para que aprenda a relacionarse con gente de su edad.

Allí, Sira tendrá que adaptarse a su nueva vida, a la vez que su hermano intenta reconstruir su relación con ella. Conocerá a nuevas alumnas, que se acercarán a ella, intentando entablar una amistad y la ayudaran a creer en si misma y en los demás. 

Pero el que más intentará acercarse a ella será Janick Borthok, un chico rebelde y duro, 2 años mayor que ella y mejor amigo de su hermano. Jan, tampoco a tenido una vida color de rosa. A pesar de haber tenido una vida de lujos, siempre ha ansiado el cariño de sus padres, algo que todavía no ha logrado conseguir.

Todos tendrán que superar los obstáculos que les a puesto la vida. Pero sin bajar la guardia, ya que sus enemigos los observan de cerca.



Etiquetas: , , , 0 comentarios | edit post
Reacciones: 
IRINA MORWELLAN
IRINA MORWELLAN

Datos Generales:

Nombre real: Irina Morh - Roeck
Fecha de nacimiento: 10 de Octubre de 1988
Edad: 21 años
Lugar de nacimiento: Los Ángeles, EE.UU
Profesión: Cantante
Nombre de sus padres: Paul Morh y Katia Roeck
Nº de hermanos: 8 hermanas
Posición que ocupa entre sus hermanas: Es la más pequeña de nueve hermanas, de ahí que su nombre comience por la novena letra del abecedario.
Estado civil: Soltera (Por ahora)
Mejores amigas: Brooke Gollugher, Hailey Burdock y sus hermanas.

Carateristicas físicas:

Color de su cabello: Rubio dorado.
Color de sus ojos: Verdes.
Estatura: 1 metro 70 cm apróx.
Carácter: Extrovertia, risueña, enérgica y divertida.
  • WELCOME

    Bienvenid@s a mi blog!!!! XD Bueno, para los que no lo sepan, este blog esta dedicado a mis historias. Además de ir pulicando los capitulos, subiré otras cosas como las descripciones de los personajes, arboles genealogicos y demás cosas que puedan ayudaros a entender mejor la historia y formar parte de ella. Espero que os guste. XD Un besito a tod@s.

    BLOG RECOMENDADO

    Todos estos libros son propiedad de Firiel . Los podeis encontrar en http://per-mare.blogspot.com/?zx=86065070eca1e7a5 o picando sobre su nombre.

    MI CHAT

    CONTADOR DE VISITAS

    Seguidores

    Free Glitter Lips Red Handwriting MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com